Tendinosis Peroneal

¿Qué es la tendinosis peroneal?

Los tendones peroneos se extienden por la parte externa del tobillo, justo por detrás del hueso llamado peroné. Los tendones conectan los músculos con los huesos y esto les permite ejercer fuerza a través de las articulaciones que separan los huesos. Los ligamentos, por otra parte, conectan hueso con hueso. La tendinitis implica que hay una inflamación en el tendón. La tendinosis significa que el tendón se hincha y engrosa. Esto normalmente ocurre en el contexto de un uso excesivo, lo que significa que un paciente o deportista realiza una actividad repetitiva que irrita el tendón durante periodos prolongados. ​Este artículo se centra en la tendinosis peroneal.
¿Cuáles son los síntomas de la tendinosis peroneal?

Los antecedentes son muy importantes en el contexto de una tendinosis peroneal. Como se mencionó antes, estas son lesiones por un uso excesivo. Las personas con tendinosis peroneal generalmente han probado realizar un ejercicio nuevo o han incrementado sus actividades de manera notable. Las actividades características incluyen correr una maratón u otras que requieren el uso repetitivo del tobillo. En general, los pacientes se presentan con dolor justo en torno a la parte posterior del tobillo. Normalmente no hay antecedentes de una lesión específica.
¿Cuáles son los factores que provocan la tendinosis peroneal?

Como se analizó antes, el entrenamiento incorrecto o los aumentos rápidos en el entrenamiento y el uso de calzado no adecuado pueden producir una tendinosis peroneal. Además, los pacientes con la postura del retropié varo pueden ser más susceptibles. Esto se debe a que, en esos pacientes, el talón está doblado ligeramente hacia adentro, lo que hace que los tendones peroneos trabajen con más esfuerzo. Su trabajo principal consiste en evertir o doblar el tobillo hacia afuera, lo cual es una acción contraria a la posición varo. Cuánto más trabajen los tendones, es más probable que desarrollen tendinosis.
Anatomía

Existen dos tendones peroneos que se extienden a lo largo de la parte posterior del peroné (Figuras 1 y 2). El primero se denomina peroneus brevis. El término
"brevis" implica "corto".  Se denomina así porque tiene un músculo más corto y comienza en un punto más inferior en la pierna. Luego se extiende hacia abajo en torno a la parte posterior del hueso, denominada peroné, en el exterior de la pierna y se inserta (es decir, conecta) en el quinto metatarsiano.  Esto tiene lugar hacia un costado del pie.  El músculo peroneo largo debe su nombre a que su curso es más prolongado. Comienza en un punto más alto de la pierna y recorre todo el camino por debajo del pie para insertarse o conectarse con el primer metatarsiano en el otro costado. No obstante, ambos tendones comparten el importante trabajo de evertir o doblar el tobillo hacia el exterior. Los tendones se sostienen en una ranura detrás de la parte posterior del peroné y se ubican debajo de una pared superior hecha de tejido similar al ligamento denominada "retináculo".
 
  
                                              Figura 1                                                  Figura 2
 
¿Cómo se realiza el diagnóstico de la tendinosis peroneal?

El diagnóstico de la tendinosis peroneal se puede realizar en gran parte mediante los antecedentes (p. ej. la historia que cuenta el paciente). Como se observó antes, los pacientes realizan actividades que implican un uso excesivo, un aumento rápido en las actividades recientes u otros errores de entrenamiento, y sienten dolor en la parte posterior y externa del tobillo. Se siente dolor cuando se realiza un examen de palpación justo en los tendones peroneos. Es importante distinguir esto del dolor que se siente en el peroné, que podría indicar un problema diferente (p. ej. reacción de estrés del hueso). El dolor en el peroné se siente directamente por encima del hueso que se puede palpar con facilidad. El dolor en los peroneos tiene lugar un poco más atrás. También se presenta dolor con inversión o prolongación del tobillo hacia afuera. Asimismo, los pacientes pueden tener debilidad cuando tratan de llevar el tobillo hacia afuera (es decir, en la eversión). Es importante observar la postura varo del talón que, como se observó antes, significa que el talón se dobla hacia adentro. Esto puede predisponer a un paciente al problema. El estudio diagnóstico también puede incluir el uso de radiología. Las radiografías generalmente son normales. El ultrasonido es muy efectivo y una manera relativamente económica de evaluar los tendones; además, puede mostrar un aspecto anormal o un desgarro que ocurren a menudo.  Una resonancia magnética (RM) también tiene la misma importancia y también puede mostrar si hay desgarro. 
¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

La amplia mayoría de la tendinosis peroneal se cura sin cirugía. Esto se debe a que es una lesión que se produce por un uso excesivo y puede curarse con reposo.  Si hay mucho dolor, se recomienda usar una bota ortopédica CAM (movimiento controlado del tobillo) durante varias semanas. Si verdaderamente no hay sensibilidad al caminar, el siguiente paso recomendado sería usar una tobillera. Los pacientes deben limitar en gran medida cuánto caminan o cuánto tiempo están de pie hasta que el dolor disminuya. Esto generalmente toma varias semanas. Luego se puede reanudar el entrenamiento, pero debe realizarse de manera muy lenta y según lo permita el dolor. Para los pacientes con retropié varo, como se mencionó antes, una órtesis que incline el tobillo hacia el lado opuesto puede ayudar a aliviar la carga de los tendones. Es importante que hable con su médico acerca de cambiar el entrenamiento. Esto incluye usar calzado nuevo para correr o también realizar un entrenamiento cruzado, que significa alternar las actividades todos los días. La fisioterapia también es muy importante. Esto, al igual que con los esguinces de tobillo, se puede realizar para fortalecer los tendones.

 
En la actualidad, el uso de plasma rico en plaquetas (PRP) para ayudar a estimular la cicatrización es un tema de interés. No hay estudios recientes que muestren que esto funciona para los tendones peroneos. Probablemente sea mejor evitar los esteroides ya que pueden dañar el tendón.  El tratamiento quirúrgico se indica si el dolor no disminuye con el reposo. No obstante, el tratamiento conservador, es decir, sin cirugía, debería durar hasta un año antes de considerar una cirugía. Si hay desgarro, es decir, una separación que se extiende a lo largo de los tendones, se puede considerar una limpieza y reparación del tendón. A veces, hacer que la ranura en la parte posterior del hueso del peroné sea más profunda permite que haya más espacio para los tendones y también puede ayudar. Por último, si el tendón se encuentra en muy mal estado, posiblemente sea necesario extirpar el tendón y conectar el peroneo largo con el peroneo corto. Solamente el tendón específico debe ser abordado. En ocasiones, ambos pueden estar comprometidos. 
¿Cuánto tiempo demora la recuperación?

En general, los pacientes se recuperan completamente, pero esto puede tomar un periodo considerable. Debe ser paciente y dejar que el tendón se cure antes de retomar las actividades. Si necesita cirugía, el tiempo de recuperación puede ser considerable. Es posible que le indiquen que no puede apoyar el pie con peso durante alrededor de seis semanas. Su cirujano ortopédico de pies y tobillo posiblemente le pida que realice fisioterapia después de este periodo. 
Los resultados generalmente son buenos. No obstante, a veces transcurre bastante tiempo hasta que las personas vuelven a sus actividades. Cuando se desarrolla un desgarro y hay un engrosamiento crónico del tendón, los resultados no son muy buenos. 
Posibles complicaciones 

Si no se aborda la tendinosis, el tendón puede desgarrarse. Además, el debilitamiento de los tendones puede producir un esguince de tobillo. En caso de realizarse una cirugía, se puede desarrollar una infección. Los nervios pueden sufrir daños si el nervio sural, que se extiende a lo largo del pie y provee sensibilidad al pie, se corta o estira. La inestabilidad en sí puede conducir a varios esguinces que pueden dañar el cartílago en el interior del tobillo. 
Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre la tendinitis y la tendinosis?
La tendinitis implica que las células inflamatorias han invadido los tendones. En estudios que han incluido los tendones y que fueron observados bajo un microscopio, se determinó que no son verdaderamente los tipos de células inflamatorias que se pensaron. En realidad, tiene más que ver con un agrandamiento y engrosamiento del tendón. Un término más adecuado es tendinosis.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.