Pie de Atleta

¿Qué es el pie de atleta?
El pie de atleta (tinea pedis) es provocado por diversos tipos de organismos fúngicos. Es bastante común y, por lo general, el tratamiento es sencillo. Usualmente, dos enfoques, cambiarse los calcetines y el calzado frecuentemente y administrar medicamentos locales, resuelven la infección.

Este paciente tiene pie de atleta que le está afectando la superficie inferior del pie. Esto también se denomina pie mocasín. El pie se inflama con manchas escamosas, irregulares, secas con decoloración rojiza.
¿Cuáles son los síntomas del pie de atleta? 
La mayoría de las personas tiene una sensación de comezón, así como de una piel agrietada, reseca y escamosa. El pie de atleta se presenta comúnmente en el espacio entre los dedos de los pies. Se puede expandir más e incluso producir ampollas. 
¿Qué factores provocan el pie de atleta?
El pie de atleta es provocado por un hongo que se desarrolla en ambientes húmedos y cálidos, como las duchas y la zona debajo de los calcetines que fueron dejados en el calzado. La piel es la barrera natural del cuerpo y toda lesión en la piel puede infectarse.   
Anatomía 
Los pies se ven afectados con más frecuencia porque están cubiertos normalmente con calcetines y calzado. Esto atrapa la transpiración contra la piel y crea un ambiente donde se desarrollan los hongos. 
¿Cómo se realiza el diagnóstico del pie de atleta?
El diagnóstico normalmente se basa en los antecedentes, los síntomas y un examen visual. Puede ser necesario realizar un raspado de la zona afectada, el cual se puede examinar bajo el microscopio para ver si hay hongos.  
¿Cuáles son las opciones de tratamiento?
El tratamiento del pie de atleta no es quirúrgico. La humedad de la piel puede disminuir si el paciente se cambia los calcetines de manera periódica a lo largo del día. El calzado debe rotarse; no use el mismo calzado dos días seguidos. Deje los pies expuestos durante un tiempo sin ningún tipo de cobertura. Después de ducharse, seque bien el espacio entre los dedos de los pies. Los pies pueden seguir transpirando después de una ducha caliente; por lo tanto, es mejor esperar a que se enfríen antes de colocarse los calcetines. Estas intervenciones son tan importantes como el tratamiento con un medicamento.
Los agentes antifúngicos se pueden conseguir fácilmente, son de venta libre y se comercializan para el pie de atleta. Por lo general, contienen clotrimazol, miconazol o tolnaftate. Los aerosoles, talcos y cremas se pueden utilizar de manera exitosa. Use el medicamento durante varias semanas después de que los síntomas hayan desaparecido para disminuir el riesgo de que reaparezca la infección. 
¿Cuánto tiempo demora la recuperación?
La infección normalmente desaparece varias semanas después de que se inicia la terapia, en especial si se siguen las prácticas de higiene. La mayoría de las infecciones se cura con éxito. Sin embargo, se pueden necesitar medicamentos a más largo plazo para las infecciones persistentes.
Posibles complicaciones
El pie de atleta puede presentarse al mismo tiempo que otras infecciones fúngicas. Estas pueden incluir la tiña inguinal, la culebrilla u hongos en las uñas del pie. La zona afectada también se puede infectar con bacterias, además de los hongos. Esto debe tenerse en cuenta si el pie se enrojece o hincha, o si tiene cada vez más dolor o secreciones. En dichos casos, busque atención médica de inmediato. 
Preguntas frecuentes 
¿Puedo prevenir el pie de atleta?
El pie de atleta no siempre se puede prevenir. En general, disminuye el riesgo de infección si mantiene los pies lo más secos posible cambiándose de calcetines frecuentemente, rotando de calzado y secándose bien después de una ducha.
La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.