Panorama General del Pie Diabético

Si un médico alguna vez le dijo que tiene un nivel elevado de azúcar en sangre, incluso solo una vez durante el embarazo, corre el riesgo de tener diabetes. Alrededor de 25 millones de personas padecen la enfermedad. Una deficiencia del sistema nervioso (neuropatía) es una complicación seria que puede provocar que pierda sensibilidad en los pies y las manos. Esto significa que no podrá saber de inmediato si se ha lastimado. El problema afecta a alrededor del 60 al 70% de las personas con diabetes.

Los problema de los pies son un riesgo importante. Todas las personas con diabetes deberían monitorear sus pies. Si no lo hacen, las consecuencias pueden ser graves, incluso la amputación.

Las lesiones menores se convierten en emergencias graves antes de darse cuenta. Con el pie diabético, una herida tan pequeña como una ampolla que surge a raíz del uso de calzado demasiado ajustado puede provocar mucho daño. Las diabetes también puede disminuir su flujo sanguíneo; por ende, las lesiones pueden demorar en cicatrizar. Si su herida no cicatriza, está en riesgo de infectarse. Como diabético, la infección puede extenderse rápidamente y, si tiene pérdida de la sensibilidad (neuropatía), es posible que no reconozca que el problema está empeorando.

Si tiene diabetes, debe revisarse los pies todos los días. Busque heridas punzantes, hematomas, áreas de presión, enrojecimiento, calor, ampollas, úlceras, rasguños, cortes y problemas en las uñas. Pida ayuda a otra persona o use un espejo. Toque cada pie para determinar si hay hinchazón. Examine la zona entre los dedos de los pies. Controle seis zonas principales en la parte inferior de cada pie: punta del dedo gordo del pie, base de los dedos pequeños del pie, base de los dedos del medio, talón, borde externo del pie y a lo largo de la bola del pie. Controle la sensibilidad en cada pie.

Si encuentra alguna lesión, independientemente de que sea leve, no intente tratarla usted mismo. Vaya al médico de inmediato.

Cómo cuidar sus pies

  • Lávese los pies todos los días con un jabón suave y agua tibia.
  • Pruebe primero la temperatura del agua con la mano.
  • No remoje los pies.
  • Cuando los seque, dé palmaditas sobre cada pie con una toalla y tenga cuidado con la zona que se encuentra entre los dedos de los pies.
  • Use una loción de buena calidad para mantener la piel de los pies suave y humectada, pero no se ponga loción en la zona que se encuentra entre los dedos de los pies.
  • Córtese las uñas de los dedos de los pies con forma recta. Evite cortar las esquinas.
  • Use una lima de uñas o una lima de cartón. Si encuentra una uña del pie encarnada, consulte a su médico.
  • No use soluciones antisépticas, medicamentos de farmacia, almohadillas térmicas o instrumentos cortantes en los pies.
  • No ponga los pies cerca de un radiador o frente a la chimenea.
  • Mantenga los pies cálidos siempre.
  • Use calcetines holgados cuando duerma.
  • No se moje los pies en la nieve ni en la lluvia.
  • Use calcetines y zapatos abrigados en el invierno.
  • No fume ni se siente con las piernas cruzadas durante periodos prolongados ya que ambas actividades disminuyen el flujo sanguíneo a los pies.

Consejo con respecto al calzado y los calcetines

  • Nunca camine descalzo o con sandalias u ojotas. Elija y use su calzado de manera cuidadosa. Cómprese el calzado cuando esté por terminar el día, ya que sus pies tienen un mayor tamaño en ese momento. Cómprese calzado que sea cómodo sin que deba haber un periodo para "amoldarlos". Compruebe cómo se adapta el calzado en relación con el ancho, el largo, la parte posterior y la parte de abajo del talón y la suela. Evite los estilos de calzado puntiagudos y los tacones altos. Trate de obtener calzado fabricado con material de cuero en la parte superior y punteras profundas. Use el calzado nuevo por solo dos horas o menos por vez. No use el mismo par todos los días. Inspeccione el interior de cada calzado antes de colocárselo y toque el interior con la mano. Los cordones no deben atarse con mucha firmeza ni tampoco deben estar muy sueltos.
  • Elija cuidadosamente los calcetines y las medias. Use calcetines limpios y secos todos los días. Evite los calcetines con orificios o arrugas. Los calcetines delgados de algodón son más absorbentes para usar en el verano. Los calcetines con punta cuadrada no aprietan los dedos de los pies. Evite las medias cuya parte superior sea elástica. Hay disponibles calcetines sin costura para quienes padecen la neuropatía. Considere el uso de medias de compresión si sus pies suelen hincharse.

Deformidades del pie diabético

Cuando los pies pierden la sensibilidad, están en riesgo de deformarse o lesionarse. Una de las maneras en que esto puede suceder es a través de las úlceras. Las llagas abiertas pueden infectarse. Otra de las maneras es la afección ósea denominada pie de Charcot (se pronuncia “sharko”). Este es uno de los problemas de pies más graves que puede afrontar. Le deforma el pie cuando los huesos se fracturan y desintegran y, sin embargo, usted sigue caminando porque no le provoca dolor. 

El médico puede tratar las úlceras del pie diabético y las etapas tempranas de las fracturas de Charcot con un
 yeso de contacto total. El yeso permite la cicatrización de la úlcera mediante la distribución del peso y el alivio de la presión. Si tiene pie de Charcot, el yeso controla el movimiento del pie y soporta el contorno si no coloca peso sobre este. Para usar un yeso de contacto total, debe tener un buen flujo sanguíneo en el pie. Su médico le monitoreará cuidadosamente. El yeso se cambia cada una o dos semanas hasta que el pie cicatriza.

Otra forma de tratar el pie de Charcot es usar una bota para caminar hecha a medida. Soporta el pie hasta que disminuye toda la hinchazón, lo cual puede tomar hasta un año. Debe evitar cargar su peso sobre el pie de Charcot. Se considera la cirugía si la deformidad es demasiado grave para una férula o calzado, o si es necesario tratar una úlcera.
Es importante que lo trate un médico (doctor en medicina o médico osteópata) si tiene una úlcera o deformidad del pie. Solo un médico está capacitado para evaluar y tratar el espectro de afecciones que afectan los problemas del pie diabético, que podría incluir otras causas de enfermedad, como deficiencia de vitaminas y otras afecciones metabólicas.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.