Juanetes

Si la articulación que conecta su dedo gordo con el pie tiene un bulto hinchado y doloroso, puede tener un juanete. Más de un tercio de las mujeres en Estados Unidos tiene juanetes, una deformidad común que a menudo se atribuye al uso de calzado ajustado y angosto, y tacones altos. Los juanetes pueden aparecer en familias, pero muchos se producen por usar calzado ajustado; además, nueve de 10 juanetes aparecen en las mujeres. El calzado muy ajustado también puede provocar otros problemas incapacitantes de los pies como callos, callosidades y dedos en martillo.
Con un juanete, la base del dedo gordo (articulación metatarsofalángica) se agranda y sobresale. La piel sobre el juanete puede ponerse rojiza y sensible, y puede resultar doloroso usar cualquier tipo de calzado. Esta articulación se flexiona con cada paso que usted da; por ende, cuanto más grande se torne el juanete, más le dolerá al caminar. Puede aparecer bursitis (hinchazón dolorosa). El dedo gordo puede torcerse hacia el segundo dedo o cambiarse de lugar hacia abajo de este. 

Asimismo, la piel en la parte inferior del pie puede tornarse más gruesa y dolorosa. La presión del dedo gordo puede forzar el segundo dedo y hacer que se desalinee, lo cual a menudo hace que se superponga al tercer dedo. Un juanete avanzado puede hacer que su pie se vea deformado. Si el juanete empeora seriamente, puede resultarle difícil caminar. El dolor puede volverse crónico y desarrollar artritis.
Alivio de los juanetes
La mayoría de los juanetes se puede tratar sin cirugía. La prevención siempre es lo mejor. Para reducir las probabilidades de desarrollar un juanete, nunca fuerce el pie para que entre en un calzado demasiado ajustado. Elija calzado que se ajuste a la forma de sus pies. Elija calzado con un empeine ancho, punteras amplias y suelas blandas. Evite el calzado corto, ajustado o que termina en una punta pronunciada, como también los tacones más altos que 2 1/4 pulgadas.
 
Si ya tiene un juanete, use calzado que tenga el espacio suficiente para no ejercer presión sobre este. Esto debería aliviar gran parte del dolor. Es conveniente que haga estirar el calzado con un profesional. También le resultará útil probar protectores para amortiguar la zona que le duele.

Si el juanete ha avanzado hasta el punto que tiene dificultades para caminar o siente dolor a pesar de usar calzado ortopédico, es posible que necesite cirugía. La cirugía de juanete vuelve a alinear el hueso, los ligamentos, los tendones y los nervios, de manera tal que el dedo gordo se pueda colocar en su posición correcta. Los cirujanos ortopédicos tiene diversas técnicas para aliviar el dolor. Muchas cirugías de juanete se realizan el mismo día (no se requiere permanecer en el hospital) mediante anestesia que bloquee el tobillo. La recuperación normalmente tiene lugar en un periodo de tres a seis meses y puede incluir hinchazón y rigidez persistentes. 
Juanetes de adolescentes 
Su hijo adolescente (en especial las niñas de 10 a 15 años) puede desarrollar juanete de adolescente en la base del dedo gordo. A diferencia de los adultos con juanetes, una persona joven puede mover normalmente la articulación afectada. El adolescente puede sentir dolor y tener dificultades para usar el calzado. Pruebe hacer estirar el calzado de su hijo u obtener calzado más amplio. No se recomienda la cirugía para eliminar un juanete de adolescente, salvo que su hijo tenga dolor extremo y el problema no mejore con los cambios en el calzado. Si se somete al adolescente a una cirugía de juanete, en particular antes de que se haya desarrollado completamente, hay una gran posibilidad de que el problema reaparezca. 
Juanete de sastre
Si tiene un bulto hinchado y doloroso en la parte externa del pie cerca de la base del dedo pequeño, puede ser un juanete de sastre. Es posible que en el mismo punto tenga un callo duro y una bursitis dolorosa. Un juanete de sastre es muy similar a un juanete. El uso de calzado muy ajustado puede provocarlo. Obtenga calzado que se adapte de manera cómoda cuya parte superior sea blanda y con puntera amplia. En casos de dolor persistente o deformidad grave, puede ser necesaria una corrección quirúrgica.
La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.