Fractura de Astrágalo

¿Qué es una fractura de astrágalo?
Una fractura de astrágalo es un hueso de tobillo fracturado. El astrágalo es el hueso en la parte posterior del pie que conecta la pierna y el pie. Se une con los dos huesos de la pierna (tibia y peroné) para formar la articulación del tobillo y permite el movimiento del tobillo hacia arriba y hacia abajo.

Fractura de astrágalo vista en una radiografía
¿Cuáles son los síntomas de una fractura de astrágalo?
La mayoría de los pacientes presentan dolor e hinchazón alrededor del tobillo. También experimentan mucho dolor en el tobillo con imposibilidad para caminar debido a los moretones y la hinchazón.
¿Qué causa una fractura de astrágalo?
Las fracturas de astrágalo generalmente son el resultado de lesiones de alta energía. Las caídas de escaleras y los accidentes automovilísticos provocan las lesiones más graves. Sin embargo, estas fracturas también pueden ocurrir debido a una torcedura del tobillo, que puede producir pequeñas astillas o fragmentos que se separan de los bordes del astrágalo.
Anatomía
El astrágalo (hueso del tobillo) se apoya en la "mortaja" o bisagra del tobillo, que está formada por los dos huesos de la pierna, tibia y peroné. Hay tres articulaciones: el tobillo, que permite el movimiento del pie con la pierna hacia arriba y hacia abajo; la articulación subastragalina, que permite el movimiento hacia los lados. Y la articulación talonavicular, que tiene una función biomecánica complicada que controla la flexibilidad del pie y el arco del pie. El astrágalo no tiene acoplamientos musculares y está mayormente cubierto por cartílago, lo que ocasiona que las lesiones tengan dificultades para sanar.
¿Cómo se diagnostican las fracturas de astrágalo?
En muchos casos, su médico puede dar el diagnóstico con tan solo un examen físico. El médico examinará su pie para detectar evidencias de hinchazón o moretones alrededor del tobillo. Se toman radiografías para ayudar a comprender cuán comprometida está la articulación y para mostrar la ubicación y el tamaño de los fragmentos óseos. Con frecuencia, se solicita una radiografía especializada, denominada tomografía computada (TC), para darle al médico mayor información acerca de la fractura. Debido a la alta energía que generalmente está asociada con estas lesiones, su médico quizás también quiera examinarlo para determinar si tiene otras lesiones que involucren la espalda, el cuello, la cabeza y otras extremidades.
¿Cuáles son las opciones de tratamiento?
Las fracturas de astrágalo se pueden tratar con un yeso o quizá se recomiende cirugía. 
Tratamiento no quirúrgico
El tratamiento no quirúrgico se recomienda para fracturas en las que los fragmentos óseos se mantuvieron cerca y las superficies de la articulación están bien alineadas. Aquellos pacientes que fuman o tienen diabetes o mala circulación quizás reciban tratamiento no quirúrgico debido al alto riesgo de desarrollar complicaciones si se realiza una cirugía. 
Tratamiento quirúrgico
Para la mayoría de los pacientes, el tratamiento quirúrgico es la forma correcta de tratamiento. El objetivo de la cirugía es restaurar el tamaño y la forma del astrágalo. En ocasiones, este es un problema debido a que los múltiples fragmentos de hueso son como unir las piezas de un rompecabezas dificultoso. 

Si el hueso tiene muchas piezas grandes, su cirujano ortopédico de pie y tobillo puede realizar una reducción abierta y fijación interna (RAFI). El procedimiento involucra hacer un corte en la parte externa de su pie y colocar una placa metálica o tornillos para sujetar los huesos hasta que se cure. El procedimiento permite la máxima recuperación del movimiento del pie hacia dentro y hacia fuera.
¿Cuánto demora la recuperación?
La recuperación puede ser prolongada. No puede poner peso sobre la pierna ni caminar durante ocho a 12 semanas. Una vez que el hueso se cure, se comienza con ejercicio y fisioterapia para maximizar el funcionamiento del tobillo. Es normal que haya hinchazón alrededor del pie durante varios meses después del procedimiento.
Esta lesión puede ser muy debilitante con dolor persistente, rigidez e hinchazón, incluso después de un excelente tratamiento no quirúrgico o quirúrgico. Sin embargo, la mayoría de las personas, dependiendo del tipo y la gravedad de la fractura, pueden volver a realizar la mayoría de las actividades laborales y recreativas.
Posibles complicaciones
Las fracturas de astrágalo son fracturas bastante graves y pueden provocar problemas durante mucho tiempo en el pie y el tobillo. Hay complicaciones tempranas y tardías.
Complicaciones tempranas
Las complicaciones tempranas están más comúnmente relacionadas con hinchazón importante que puede presentarse después de estas lesiones, lo cual puede provocar problemas en las heridas e infección. Las personas que fuman, los diabéticos y aquellos con mala circulación tienen mayor riesgo de sufrir estas complicaciones.
Complicaciones tardías
Las complicaciones tardías generalmente están relacionadas con la gravedad de la lesión inicial. La mayoría de las personas experimentan cierto nivel de rigidez en el movimiento del tobillo hacia arriba y hacia abajo. Cuando se daña el suministro de sangre al astrágalo, esto puede provocar la muerte del hueso, una condición denominada necrosis avascular (ONC). Esta condición puede provocar importantes deformidades y artritis, y requiere de más cirugías.
Preguntas frecuentes
¿Cuánto tiempo no podré trabajar?
Esta es una lesión grave. Dependiendo del tipo de trabajo realizado, la mayoría de las personas no pueden regresar al trabajo durante al menos dos semanas después de la lesión. Aquellos con trabajos activos quizás no puedan regresar al trabajo durante seis meses a un año.
¿Se deben quitar las placas y los tornillos?
Las placas y los tornillos mantienen los huesos unidos, para que puedan sanar. Una vez que los huesos sanaron, estos ya no tienen ningún propósito. Sin embargo, la mayoría de los cirujanos ortopédicos no recomiendan quitar la placa ni los tornillos, a menos que haya problemas de dolor o infección.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.