Fascitis Plantar

Si los primeros pasos que da cuando sale de la cama por la mañana le provocan dolor intenso en el talón del pie, es posible que tenga fascitis plantar, una lesión por uso excesivo que afecta la planta del pie. Un diagnóstico de fascitis plantar significa que tiene inflamada la banda de tejido fuerte y fibroso (fascia) que conecta el hueso del talón con la base de los dedos del pie.
Si usted es mujer, tiene sobrepeso o tiene un trabajo que le exige caminar o pararse en superficies duras con mucha frecuencia, tiene más probabilidades de desarrollar la afección. También corre el riesgo si sale a caminar o correr, en especial si los músculos de la pantorrilla son tensos y limitan cuánto puede flexionar los tobillos. Las personas con pies muy planos o que tienen arcos muy altos están más propensas a una fascitis plantar.
La afección normalmente comienza de manera gradual con dolor leve en el hueso del talón, que a menudo se lo denomina contusión plantar. Es más probable que lo sienta después de realizar ejercicios (no durante). El dolor típicamente aparece justo después de levantarse por la mañana y después de un periodo de estar sentado.
Si la fascitis plantar no es tratada, se puede convertir en una afección crónica. Es posible que no pueda seguir con el mismo ritmo de actividades y puede desarrollar los síntomas de un problema de pie, rodilla, cadera y espalda porque la fascitis plantar puede modificar la manera que camina.
¿En qué consiste el tratamiento?
El estiramiento es el mejor tratamiento para la fascitis plantar. Puede ser útil tratar de no soportar peso con el pie hasta que desaparezca la inflamación inicial. También puede aplicar hielo en la zona adolorida durante 20 minutos tres o cuatro veces al día para aliviar los síntomas. Generalmente, el médico recetará un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, como ibuprofeno o naproxeno. Los ejercicios en el hogar para estirar el tendón de Aquiles y la fascia plantar son los pilares del tratamiento y reducen las probabilidades de que reaparezca la afección.
En uno de los ejercicios, debe inclinarse hacia adelante contra una pared con una rodilla derecha y el talón sobre el piso. Debe doblar la otra rodilla. El tendón de Aquiles y el arco del pie se estiran a medida que se inclina. Mantenga esta posición por 10 segundos, relájese y enderécese. Repita el ejercicio 20 veces para cada talón adolorido. Es importante mantener la rodilla totalmente extendida del costado que se está estirando. 
En otro de los ejercicios, debe inclinarse hacia adelante sobre una encimera, separando los pies uno frente al otro. Flexione las rodillas y póngase en cuclillas, manteniendo los talones sobre el piso la mayor cantidad de tiempo posible. Los tendones de Aquiles y arcos de los pies se estirarán a medida que se suben los talones durante el estiramiento. Mantenga esta posición por 10 segundos, relájese y enderécese. Repita el ejercicio 20 veces.
Alrededor del 90% de las personas con fascitis plantar mejoran considerablemente después de dos meses de tratamiento inicial. Es posible que le aconsejen usar calzado con suelas amortiguadoras o con plantillas ortopédicas listas para usar, como una almohadilla de talón de goma. Es posible que deba vendarse el pie en una posición específica.
Si continúa la fascitis plantar después de unos meses de tratamiento conservador, su médico puede inyectarle un medicamento antiinflamatorio esteroideo en el talón.
Si aún tiene síntomas, posiblemente deba usar una bota de yeso por dos a tres semanas o una tablilla posicional cuando duerme. En muy pocos casos, es necesario realizar una cirugía para el tejido contraído en forma crónica. 
Programa de estiramiento específico de la fascia plantar
  1. Cruce la pierna afectada por encima de la otra pierna.
  2. Con la mano del lado afectado, tómese el pie afectado y tire los dedos del pie hacia atrás en dirección a la canilla. Esto crea tensión o estiramiento en el arco del pie o fascia plantar.
  3. Controle la posición adecuada de estiramiento rozando ligeramente el dedo gordo del lado afectado de izquierda a derecha sobre el arco del pie afectado. La fascia plantar debería sentirse firme, como la cuerda de una guitarra.
  4. Mantenga estirado y cuente hasta 10. Una serie comprende 10 repeticiones.
 
Realice al menos tres series de estiramiento por día. No puede realizar el estiramiento demasiado seguido. Los horarios más importantes para estirar son antes de realizar el primer paso por la mañana y antes de ponerse de pie luego de un periodo prolongado en que estuvo sentado.
Medicamento antiinflamatorio
Los medicamentos antiinflamatorios pueden ayudar a disminuir la inflamación en el arco y el talón del pie. Estos medicamentos incluyen Advil®, Motrin®, ibuprofeno y Aleve®. 
  1. Tome los medicamentos según se indique en el prospecto. Si los tolera bien, tómelos a diario durante dos semanas, luego suspéndalos por una semana. Si los síntomas empeoran o vuelven a aparecer, vuelva a tomarlos por dos semanas, luego suspéndalos.
  2. Debe comer cuando toma estos medicamentos, ya que pueden hacerle mal al estómago.
Soporte para arco
  1. Las plantillas de venta libre (Spenco® Cross Trainers®) ofrecen un mayor soporte para el arco y una almohadilla suave.
  2. Sobre la base de las necesidades individuales de su pie, es posible que necesite almohadillas hechas a medida.
Estiramiento adicional del tendón de Aquiles
  1. Coloque una plantilla ortopédica por debajo del pie afectado.
  2. Coloque la pierna afectada por detrás de la pierna no afectada y los dedos del pie de atrás deben apuntar hacia el talón del otro pie.
  3. Inclínese hacia la pared.
  4. Doble la rodilla del frente y, a la vez, mantenga derecha la pierna de atrás con el talón apoyado firmemente sobre el piso.
  5. Mantenga estirado y cuente hasta 10. Una serie comprende 10 repeticiones.
  6. Realice el estiramiento al menos tres veces por día.
 
Fotografía cortesía del Departamento de Cirugía Ortopédica, el Instituto Strong de Pie y Tobillo, la Facultad de Medicina de la Universidad de Rochester

Click here to read in English
La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.