Dolor Crónico de Tobillo Lateral

¿Qué es el dolor crónico de tobillo lateral?
El dolor recurrente o crónico en el costado externo del tobillo a menudo se desarrolla después de sufrir una lesión, como un esguince de tobillo. Sin embargo, otras afecciones también pueden provocar el dolor de tobillo.
¿Cuáles son los síntomas del dolor crónico de tobillo lateral?
  • El dolor, que normalmente se presenta en el costado externo del tobillo, puede ser tan intenso que resulta en dificultad para caminar o participar en deportes. En algunos casos, el dolor es constante y sordo.
  • Dificultad para caminar sobre superficie irregular o con tacones altos
  • Sensación de aflojarse (inestabilidad)
  • Inflamación
  • Rigidez
  • Sensibilidad
  • Esguinces de tobillo repetidos 
¿Qué factores provocan el dolor crónico de tobillo lateral?
La causa más común de un tobillo persistentemente doloroso es no curarse de manera completa después de un esguince de tobillo. Cuando se esguinza el tobillo, el tejido conectivo entre los huesos se estira o desgarra. Sin una rehabilitación cuidadosa y completa, el ligamento o los músculos circundantes pueden permanecer débiles, lo que tiene como resultado una inestabilidad recurrente. En consecuencia, puede experimentar otras lesiones de tobillo. Otras causas del dolor de tobillo crónico incluyen: 
  • Una lesión a los nervios que atraviesan el tobillo. Los nervios pueden estirarse, desgarrarse, lesionarse por un golpe directo o pinzarse bajo presión (atrapamiento).
  • Un tendón desgarrado o inflamado
  • Artritis de la articulación del tobillo
  • Una fractura en uno de los huesos que conforman la articulación del tobillo
  • Una inflamación del revestimiento de la articulación (sinovia)
  • El desarrollo de tejido cicatrizal en el tobillo después de un esguince. El tejido cicatrizal ocupa espacio en la articulación, lo cual ejerce presión sobre los ligamentos. 
¿Cómo se realiza el diagnóstico del dolor crónico de tobillo lateral?
El primer paso para identificar la causa del dolor crónico de tobillo es realizar una historia clínica de la afección. Su médico puede hacerle varias preguntas, como las siguientes: 
  • ¿Se ha lesionado el tobillo previamente? De ser así, ¿cuándo?
  • ¿Qué tipo de tratamiento recibió para la lesión?
  • ¿Por cuánto tiempo ha tenido dolor?
  • ¿Hay momentos en los que el dolor empeora o desaparece?
Debido a que existen tantas causas potenciales del dolor crónico de tobillo, su médico puede realizar una serie de exámenes para establecer el diagnóstico, comenzando por un examen físico. Su médico tocará las zonas sensibles y buscará signos de inflamación. Le pedirá que mueva el pie y el tobillo para evaluar el rango de movilidad y flexibilidad. El médico también puede evaluar la sensación de los nervios e inyectar un anestésico local para ayudar a localizar la fuente de los síntomas.
Además, puede pedirle diversas radiografías de la articulación del tobillo. Es posible que también deba hacerse radiografías del otro tobillo, de modo que el médico pueda comparar el tobillo lesionado con el sano. En algunos casos, pueden ser necesarias otras pruebas, como una gammagrafía ósea, una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM).
¿Cuáles son las opciones de tratamiento?
El tratamiento dependerá del diagnóstico final y debe personalizarse según sus necesidades individuales. Se pueden utilizar métodos de tratamiento no operatorios y quirúrgicos. Los tratamientos conservadores incluyen:
  • Medicamentos antiinflamatorios, como aspirina o ibuprofeno para reducir la inflamación
  • Fisioterapia, como ejercicios en tabla inclinada, orientados a fortalecer los músculos, restaurar el rango de movilidad y aumentar la percepción de la posición de la articulación
  • Una tobillera u otro soporte
  • Una inyección de un medicamento esteroide
  • En caso de fractura, inmovilización para permitir que se consolide el hueso
Si su afección lo requiere, o si el tratamiento conservador no aporta alivio, su médico puede recomendarle cirugía. Muchos procedimientos quirúrgicos se pueden realizar sin requerir de hospitalización. Algunos procedimientos usan técnicas artroscópicas; otros requieren cirugía abierta. La rehabilitación puede tomar 6 a 10 semanas para garantizar una curación adecuada. 

Las opciones de tratamiento quirúrgico incluyen:
  • Eliminar (extirpar) los fragmentos sueltos
  • Limpiar (desbridar) la articulación o la superficie de la articulación
  • Reparar o reconstruir los ligamentos o transferir tendones
  • Prevención
Casi la mitad de las personas que se esguinza el tobillo una vez experimenta otros esguinces de tobillo y dolor crónico. Puede ayudar a prevenir el desarrollo de dolor crónico si sigue estos pasos simples:
  1. Siga detenidamente las instrucciones de su médico y complete el programa de rehabilitación física recomendado.
  2. No retome las actividades hasta que su médico lo autorice.
  3. Cuando regrese a los deportes, use una tobillera, en lugar de vendarse el tobillo. Para prevenir esguinces de tobillo, es más efectivo usar una férula que vendarse.
  4. Si usa calzado de caña alta, asegúrese de atarse los cordones de manera adecuada y completa. 


Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.