Dedo en Martillo

¿Qué es el dedo en martillo?
El dedo en martillo es una deformidad del segundo, tercer y cuarto dedo del pie. Los dedos con esta afección se doblan en la articulación media, por lo que se asemeja a un martillo. En un principio, los dedos en martillo son flexibles y se pueden corregir con medidas simples, pero si no se los trata, pueden rigidizarse y requieren cirugía.
 
¿Qué signos indican un dedo en martillo?
Las personas con dedo en martillo pueden tener callos o callosidades en la parte superior de la articulación media del dedo o en la punta del dedo del pie. Además, pueden sentir dolor en los dedos de los pies o los pies y tener dificultades para encontrar calzado cómodo.
 
¿Qué factores provocan el dedo en martillo?

El dedo en martillo se origina por el calzado que no se adapta de manera adecuada o por un desequilibrio muscular, normalmente en combinación con uno o más factores adicionales. Los músculos trabajan de a pares para enderezar y doblar los dedos de los pies. Si el dedo del pie se dobla y se mantiene en una posición durante un periodo prolongado, los músculos se tensan y no se pueden estirar.


El calzado más angosto en la parte de los dedos puede hacer que su antepié se vea más pequeño, pero también empuja a los dedos más pequeños hacia una posición flexionada (doblada). Los dedos de los pies rozan contra el calzado, lo que produce la formación de callos y callosidades, lo que empeora más la afección. Los tacones más altos hacen que el pie presione hacia abajo y aprietan los dedos contra el calzado, lo cual aumenta la presión y la posición doblada del dedo. Eventualmente, los músculos del dedo no pueden enderezar el dedo del pie, aún cuando no se usa calzado estrecho. 
 
¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

El tratamiento conservador comienza por el uso de calzados nuevos ortopédicos con puntera suave y que tenga espacio. El calzado debe ser media pulgada más largo que el dedo más largo del pie. (Nota: En muchas personas, el segundo dedo del pie es más largo que el dedo gordo.) Evite usar calzado ajustado, angosto con tacones altos. También es posible que encuentre un calzado con puntera profunda que tenga cabida para el dedo en martillo. O bien, es posible que pueda hacer que un zapatero estire la puntera, de modo que sobresalga alrededor del dedo del pie. Las sandalias pueden ayudar, siempre que no pellizquen o rocen con otras zonas del pie.
 
Asimismo, su médico puede recomendarle algunos ejercicios para los dedos de los pies que puede hacer en su hogar para estirar y fortalecer los músculos. Por ejemplo, puede estirar suavemente los dedos de manera manual. Puede usar los dedos de los pies para levantar objetos del piso. Mientras mira televisión o lee, puede colocar una toalla extendida debajo de los pies y usar los dedos para arrugarla.
 
Por último, el médico puede recomendarle que utilice tiras, cojines o almohadillas para callos no medicadas, disponibles comercialmente, a fin de aliviar los síntomas. Si padece diabetes, mala circulación o falta de sensibilidad en los pies, hable con su médico antes de intentar realizar cualquier auto tratamiento.
 
Preguntas frecuentes

¿Es la cirugía una opción para el dedo en martillo?
El dedo en martillo se puede corregir con cirugía si fracasan las medidas conservadoras. Por lo general, la cirugía se realiza con una anestesia local sin requerir de hospitalización. El procedimiento real dependerá del tipo y la extensión de la deformidad. Luego de la cirugía, puede haber cierta rigidez, hinchazón y enrojecimiento, y el dedo puede quedar un poco más largo o más corto que antes. Podrá caminar, pero no debe planificar caminatas largas mientras cicatriza el dedo; además, debería mantener el pie elevado la mayor cantidad de tiempo posible.
 
Si me tratan mediante cirugía, ¿puede volver a desarrollarse el dedo en martillo alguna vez?
Es posible que el dedo en martillo pueda volver a formarse después de la cirugía. Si esto sucede y siente malestar en el dedo del pie, es posible que sea necesaria una cirugía adicional para tratar el dolor.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.