Dedo en Garra

Las personas normalmente adjudican la deformidad común del pie, o dedo en garra, al uso de calzado que aprieta los dedos, como el calzado que es muy corto o tacones altos. No obstante, el dedo en garra es generalmente el resultado de una lesión de los nervios provocada por enfermedades como la diabetes o el alcoholismo, que puede debilitar los músculos de los pies. Tener dedos en garra significa que sus dedos son como "garras", que escarban hacia las suelas del calzado y crean callosidades dolorosas. El dedo en garra empeora si no se realiza un tratamiento y se puede convertir en una deformidad permanente con el tiempo. 
¿Cuáles son los síntomas del dedo en garra?
  • Los dedos se doblan hacia arriba (extensión) desde las articulaciones en la bola del pie.
  • Los dedos se doblan hacia abajo (flexión) en las articulaciones medias hacia la suela del calzado.
  • A veces, los dedos también se doblan hacia abajo en las articulaciones superiores, doblándose por debajo del pie.
  • Se pueden desarrollar callos en la parte superior del dedo o por debajo de la bola del pie.
¿Cómo se realiza el diagnóstico del dedo en garra?
Si tiene los síntomas del dedo en garra, consulte a su médico para realizar una evaluación. Es posible que necesite determinadas pruebas para descartar trastornos neurológicos que puedan debilitar los músculos de los pies, lo que crea desequilibrios que hacen que doble los dedos. El trauma y la inflamación también pueden provocar la deformidad del dedo en garra.

¿En qué consiste el tratamiento del dedo en garra?
Las deformidades del dedo en garra son, en general, flexibles en un principio, pero se endurecen con el tiempo. Si tiene dedo en garra en las primeras etapas, su médico puede recomendar que use un entablillado o vendaje para mantener los dedos en la posición correcta.

Consejos adicionales
  • Use calzado con puntera suave, con espacio y evite el calzado ajustado y los tacones altos.
  • Use las manos para estirar los dedos y las articulaciones de los dedos hacia sus posiciones normales.
  • Ejercite los dedos usándolos para recoger canicas o arrugar una toalla extendida sobre el piso.
Si tiene dedo en garra en etapas más avanzadas y sus dedos se encuentran en una posición fija:
  • Una almohadilla especial puede redistribuir el peso y aliviar la presión en la bola del pie.
  • Pruebe con calzado especial "profundo" que, en la puntera, tenga una profundidad adicional de 3/8".
  • Haga que un zapatero cree un pequeño bolsillo en la puntera a fin de adaptar la deformidad. 
Si ninguno de estos tratamientos ayuda, es posible que necesite cirugía para corregir el problema.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.