Cambios en Los Pies Durante el Embarazo

Frecuentemente, con el embarazo vienen aparejados cambios en el sistema musculoesquelético, en particular en la columna vertebral y en las extremidades inferiores. Por lo general, esto se debe a múltiples factores, que incluyen el aumento de peso y cambios hormonales que se producen durante el embarazo. Entre los cambios que se dan en los pies, se incluyen los siguientes.

Cambios en el largo y ancho de los pies y en la altura del arco

Durante el embarazo, es probable que las mujeres noten que el tamaño de sus pies aumente. Esto se debe a una acumulación de fluido y tejido en las extremidades inferiores. El efecto general es un aumento en el volumen. También se producen cambios hormonales que llevan a la laxitud o flojedad de los ligamento del pie. Esto da como resultado un aumento en el largo y ancho de los pies y una disminución en el alto del arco, lo que implica que el arco se vuelve más plano. Tal vez las embarazadas adviertan que sus zapatos les ajusten o que incluso no les quepan. Muchas de ellas sienten que estos cambios son más notorios en el primer embarazo y menos evidentes en embarazos posteriores. Mientras que estos cambios tienden a revertirse en el periodo posterior al parto, es posible que algunas mujeres noten un cambio permanente en la forma de los pies o limitaciones en el calzado.

Cambios en la movilidad articular

Es probable que las mujeres presenten laxitud en las articulaciones de los pies y tobillos. Esto puede provocar inestabilidad. El aumento de peso empeora aún más la inestabilidad. Además, puede llevar a alteraciones en el andar a medida que el embarazo avanza. La curvatura de la espalda se vuelve más pronunciada en el embarazo. Todo esto conduce a un andar más amplio para poder mantener el equilibrio.

Hinchazón, calambres y dolor en las pantorrillas

La hinchazón y los calambres en las pantorrillas son muy frecuentes durante el embarazo. El flujo sanguíneo que va desde las piernas hasta el corazón reduce la velocidad debido al aumento en el tamaño del útero y del feto. Esto lleva a una acumulación de fluidos en las piernas. Usar calcetines de compresión ayudará a reducir la hinchazón. Caminar habitualmente y realizar ejercicios de bajo impacto aeróbico durante el embarazo también disminuirá la hinchazón. Si se mantiene hidratada y estira las pantorrillas frecuentemente, se reducirán los síntomas. Masajear el área también puede proporcionar alivio. Rara vez se presentan coágulos sanguíneos en las piernas durante el embarazo. Entre los síntomas de coágulos sanguíneos, podemos incluir dolor persistente, hinchazón, enrojecimiento, calor y sensibilidad. Si observa alguno de esos síntomas o cree que tiene coágulos sanguíneos, debe contactarse con su proveedor de servicios de salud.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.