Cómo el Fumar Afecta la Curación

Alrededor del 20 por ciento de la población de los EE. UU. fuma cigarrillos. A pesar de que muchas personas saben que fumar es perjudicial para la salud, les puede resultar muy difícil dejarlo. Se ha demostrado que los químicos en los cigarrillos afectan el cerebro produciendo adicción, de una manera similar al producido por las drogas como la heroína.
 
Si usted es fumador y está pensando en someterse a una cirugía en su pie o tobillo, hay cosas importantes que debería saber. El humo del cigarrillo está lleno de químicos perjudiciales que incluyen nicotina, cianuro de hidrógeno y monóxido de carbono. El fumar aumenta las posibilidades de que sus huesos y tejidos no se curen bien, que la zona se infecte o que sienta más dolor después de la cirugía del que sentía antes.
 
¿Cómo el fumar afecta la curación después de una cirugía?
El aire que respiramos está lleno de oxígeno, el cual es necesario para la mayoría de las funciones corporales, incluyendo la curación después de una cirugía. A niveles microscópicos, los químicos que encontramos en el humo del cigarrillo provocan muchos cambios en la manera en que el cuerpo maneja el oxígeno. La hemoglobina, una molécula que transporta el oxígeno por todo el cuerpo, no puede llevar tanto oxígeno como suele hacerlo cuando está expuesta al humo del cigarrillo. Los pequeños vasos sanguíneos en el cuerpo podrían estrecharse, lo cual dificulta que la hemoglobina y el oxígeno lleguen a los tejidos que lo necesitan.
 
Además, el fumar espesa la sangre por lo tanto no fluye con tanta facilidad a través de los vasos sanguíneos estrechados. Imagínese una concurrida autopista de cuatro carriles llena de camiones grandes que transportan un cargamento muy valioso. Si este fuera el cuerpo, el fumar tendría un efecto como si cerrásemos la carretera a dos carriles, redujéramos los camiones a automóviles pequeños y vertiéramos alquitrán pegajoso en la carretera. Llegaría un cargamento mucho más pequeño donde necesitaba llegar. De la misma manera, las zonas del cuerpo que necesitan el oxígeno (como su pie) no lo reciben. Con menos oxígeno, el cuerpo tiene más dificultades para curar la piel donde se realizó la cirugía.
 
Si la cirugía involucra a los huesos del pie o del tobillo, el fumar podría impedir que curen los huesos, lo cual se conoce como pseudoartrosis. Las investigaciones actuales muestran que el riesgo de los fumadores de padecer problemas de heridas y/o pseudoartrosis después de una cirugía aumenta de dos a 10 veces.
 
Además, se ha demostrado que el fumar hace que sea más difícil para el cuerpo luchar contra una infección después de una cirugía. Los químicos del humo del cigarrillo limitan la actividad de las células que luchan contra las infecciones llamadas neutrófilos.  Los neutrófilos son células “guardaespaldas” en el cuerpo. Estas restablecen un ambiente seguro sacando las cosas que no pertenecen, como las bacterias, antes de que causen problemas. Sin neutrófilos normales, se podría formar una infección la cual podría requerir antibióticos o incluso más cirugía para curarse. Se ha demostrado que los fumadores tienen un riesgo hasta cuatro veces mayor de sufrir una infección después de una cirugía de pie que los no fumadores.
 
Una nueva investigación muestra que los fumadores podrían padecer más dolor después de una cirugía que los no fumadores. Los químicos en el humo de un cigarrillo podrían aumentar la inflamación y afectar la manera en que el cuerpo interpreta las señales del dolor. Combinado, esto podría aumentar la cantidad de dolor que experimentan los fumadores, el cual podría persistir durante mucho tiempo después de curada la herida.
 
¿Estos efectos son permanentes?
La buena noticia es que las investigaciones en otras zonas del cuerpo muestran que si usted deja de fumar antes de la cirugía, se reducen sus riesgos de complicaciones. Incluso si usted puede dejar de fumar cuatro a seis semanas antes de su cirugía y mientras su cuerpo se esté curando luego de la misma, se reducen significativamente las posibilidades de tener algún problema. Algunas veces es posible que no pueda esperar seis semanas para someterse a una cirugía, como ser una fractura de tobillo. Las investigaciones muestran que los fumadores que no fuman después de una cirugía por fractura tienen menos complicaciones que aquellos que lo continúan haciendo.
 
¿Cómo puedo dejar de fumar?
Primero, es importante reconocer que no está solo en la lucha para dejar de fumar y que hay muchos recursos disponibles para ayudarle. Llamando al 1-800-QUIT-NOW o visitando www.smokefree.gov, se lo conectará con un "instructor para dejar de fumar" profesional sin cargo. Este instructor tendrá un entrenamiento especial para ayudarle a dejar de fumar. El consejero le guiará por los recursos disponibles en su estado y le ayudará a desarrollar un plan para dejar de fumar. Si usted vive fuera de los Estados Unidos, revise en línea los recursos locales para ayudarle a dejar de fumar o hable con su médico de cabecera.
 
Los estudios han demostrado que trabajar con un consejero aumenta tres veces sus posibilidades de tener éxito que tratar de dejar de golpe y sin ayuda. Su ortopédico especialista en pie y tobillo también podría trabajar junto con su médico de cabecera para sugerir medicamentos que puedan aumentar su capacidad para dejar de fumar.
 
Recuerde, a pesar de que el fumar aumenta el riesgo de que surjan problemas después de una cirugía, es un factor de riesgo que usted tiene el poder para cambiar. Bríndese usted mismo la mejor oportunidad para obtener un excelente resultado después de su cirugía de pie o tobillo hablando con su especialista y usando los recursos para empezar.
 
 
La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.
​​​