Cómo Seleccionar Calzado Deportivo Adecuado

Un calzado deportivo adecuado mejora el rendimiento y evita lesiones. Siga estas sugerencias al momento de comprar calzado deportivo.
  • De ser posible, compre calzado deportivo en una tienda especializada. El personal le ofrecerá la información necesaria respecto del tipo de calzado que necesita para el deporte que practica. Quizás cueste un poco más de dinero pero vale la pena, en particular para el calzado que utiliza a menudo.
  • Pruebe el calzado deportivo después de hacer ejercicio o correr al final del día. Su pie estará de mayor tamaño.
  • Use el mismo tipo de calcetín que usará para practicar ese deporte.
  • Cuando se coloque el calzado, debería poder mover sus dedos.
  • Debe sentir el calzado cómodo en cuanto se lo pruebe. No debe haber un periodo de amoldado.
  • Camine o corra un par de metros con sus zapatos. Deben resultarle cómodos.
  • Siempre vuelva a atarse los cordones de los zapatos que se prueba. Debe comenzar en los ojales de los extremos y aplique cuanta presión pueda mientras crea un patrón cruzado hasta la parte superior del zapato.
  • Debe haber un agarre firme del zapato hasta el talón. Su talón no debe deslizarse cuando camina o corre.
  • Si practica un deporte tres o más veces por semana, necesitará un calzado deportivo específico.
  • Será difícil elegir entre los diversos tipos de calzado atlético disponibles. Existen diferencias en el diseño, el material y el peso. Estas diferencias se han desarrollado con el fin de proteger las partes del pie que encuentran mayor estrés en una actividad deportiva particular.
El calzado deportivo se agrupa en categorías: Correr, entrenar y caminar. Esto incluye calzado para senderismo, trote y caminata. Para un zapato para caminar, busque una parte superior suave, buena amortiguación, pisada suave y un diseño de suela curva que permita el deslizamiento natural del pie durante la caminata. Las características de un buen zapato para trotar incluyen amortiguación, flexibilidad, control y estabilidad en la parte del talón, así como ligereza y buena adherencia. 

Deportes de cancha. Incluye calzado para tenis, basquetbol y voleibol. La mayoría de los deportes de cancha requiere que el cuerpo se mueva hacia adelante, hacia atrás y de lado a lado. Como resultado de esto, el calzado deportivo utilizado para deportes de cancha está sujeto a un uso intenso. La clave para encontrar un buen calzado para cancha es la suela. 

Deportes de campos. Incluye calzado para fútbol americano y béisbol. Estos zapatos tienen tacos, tachones o clavos. La forma de los clavos y tachones varían según cada deporte, pero, por lo general, hay tacos, tachones y clavos reemplazables o desmontables adheridos a las suelas de nailon. 

Calzado para deportes de pista y campos. Dadas las necesidades específicas de los corredores, las compañías de calzado deportivo elaboran una diversidad de modelos para distintos tipos de pie, patrones de marcha y estilos de entrenamiento.
Deportes de especialidad. Incluye calzado para golf, danza aeróbica y ciclismo. 

Deportes al aire libre. Incluye calzado utilizado para actividades recreativas como caza, pesca y navegación.
Conozca su calzado deportivo
Si practica un deporte tres o más veces por semana, necesitará un calzado deportivo específico. Recuerde que después de 300 a 500 millas corriendo o 300 horas de actividad aeróbica, el material amortiguador en un zapato se desgasta y es momento de deshacerse de él.
 
Elecciones, elecciones. . .
El auge de la actividad física de los últimos 25 años llevó a una explosión en la fabricación del calzado deportivo. El consumidor de calzado deportivo de la década del 60 tenía una única opción: los tenis multiuso. El consumidor de hoy en día elige entre cientos de marcas y estilos de calzado deportivo diseñados para cada deporte y actividad.

Quizás se sienta abrumado por la cantidad de opciones ante usted, particularmente, dado que la industria del calzado deportivo presenta zapatos tecnológicamente más sofisticados con funciones y diseños nuevos cada año. Las publicidades y comerciales televisivos muestran estas características, pero ofrecen muy poco en relación a la selección de calzados que se ajusten a su pie. Una marca no satisface las necesidad de todos, y la última innovación o el calzado más costoso con todas las funciones puede no ser la mejor elección.

La información que aparece a continuación le ayudará a determinar el calzado correcto para usted, aquel que le permitirá disfrutar del deporte y disminuir la posibilidad de lesiones. La información incluye lo que usted debe buscar en calzado para deportes específicos, las características en la confección que proporcionen comodidad y eviten lesiones, cómo obtener un calce adecuado y los ajustes del calzado que pueden hacerse para tratar problemas en los pies.
 
Calzado para correr
El sentido común sugiere que un buen calzado para correr debe ser amortiguador pero hay quienes optan por un calzado minimalista que tenga prácticamente ningún tipo de amortiguación. No hay datos respecto de qué tipo de calzado es mejor, pero si elige un zapato amortiguador, busque amortiguación general para el pie y buen control del talón. A pesar de que no sean una solución a todos los problemas, estas cualidades en un calzado para correr pueden ayudar a evitar inflamación en los músculos, tendinitis, dolores en el talón, fracturas por fatiga y otros síndromes por sobrecarga.

Los corredores deben usar un calzado con mayor impacto amortiguador. Los calzados para correr están diseñados para brindar la máxima amortiguación para el pie. Este tipo de calzado también debe tener un buen control del talón. Aunque no son la solución a todos los problemas, estas cualidades en un calzado deportivo/para correr pueden ayudar a evitar inflamación en los músculos, tendinitis, dolores en el talón, fracturas por fatiga y otros síndromes por sobrecarga.
 
Calzado para caminar
Si prefiere caminar o si su médico se lo recomendó por motivos cardiovasculares, use un calzado ligero. Busque amortiguación adicional en el talón del zapato y especialmente debajo de la bola del pie (el área metatarsiana). Esto le ayudará a reducir el dolor en el talón (fascitis plantar y protuberancias) así como ardor y dolor en la bola del pie (metatarsalgia). Un zapato con suela ligeramente redondeada o suela curva ayuda a desplazar el peso del talón a los dedos a la vez que disminuye la fuerza a lo largo del pie. El calzado para caminar tiene mayor rigidez en la parte de adelante para poder despegar los dedos en lugar de doblarlos como lo hace con el calzado para correr.
 
Calzado aeróbico
Los calzados para actividades aeróbicas deben ser ligeros para evitar fatiga en el pie y deben tener amortiguación adicional en la suela debajo de la bola del pie (área metatarsiana), donde ocurre el mayor estrés. De ser posible, camine sobre una alfombra.
 
Calzado para tenis
Los jugadores de tenis necesitan un calzado que soporte el pie durante los rápidos movimientos lado a lado o desplazamientos de peso. Un calzado que proporcione estabilidad en el interior y en el exterior del pie es una elección importante. La flexibilidad en la suela debajo de la bola del pie permite movimientos constantes para una reacción rápida en la red. Necesita menos amortiguación si juega al tenis o si practica otro deporte con raqueta. En canchas suaves, use un calzado con suela más blanda que permita una mejor adherencia. En canchas más duras, preferirá una suela más acanalada.
 
Calzado para basquetbol
Si practica basquetbol, elija un calzado con suela gruesa y rígida. Brinda mayor estabilidad cuando corre en la cancha. Un calzado con canillera alta puede proporcionar más soporte pero no disminuirá el riesgo de esguince o lesión en el tobillo.
 
Calzado para entrenamiento combinado
Este tipo de calzado combina diversas funciones para que pueda participar en más de un deporte. Una persona que realiza entrenamiento combinado debe tener flexibilidad en los pies para correr, así como el control lateral necesario para la actividad aeróbica o el tenis.
 
Usted no necesita un par diferente de calzado para cada deporte que practica. Por lo general, se recomienda usar calzado para los deportes específicos que practica más de tres veces por semana. Si ha entrenado y sigue sin tener lesiones, continúe usando el calzado particular que ha utilizado siempre. No hay ningún motivo para cambiarlo.
 
En el caso de problemas específicos, quizás necesite un calzado especial. Un zapato con buena amortiguación probablemente no sea un buen calzado para alguien que hiperprona. Si sus tobillos giran fácilmente, tal vez deba usar un calzado con talón ancho. Si padece de estrés tibial anterior, necesitará un zapato con mayor amortiguación.
 
Características del diseño
El calzado deportivo varía en cuanto a los materiales, al diseño y a cómo está hecho. Observe el interior del zapato antes de comprarlo. Esto lo ayudará a seleccionar el calzado que mejor se adapte a su pie y al deporte que practica.
 
Las características especiales en la confección brindan comodidad y ayudan a evitar lesiones:

Un zapato con horma deslizada se elabora al coser la parte superior como un mocasín y luego, pegándola a la suela. Este método logra un zapato ligero y flexible sin rigidez torsional.
 
Un zapato con horma rígida tiene el cuero o lona de la parte superior cosido a material similar al cartón. Una persona con pie plano siente más soporte y posee mayor control en este tipo de calzado.

Un zapato con horma combinada ofrece ventajas de ambos tipos de calzado. Tiene horma deslizada en el frente y horma rígida en la parte posterior. Estos calzados ofrecen mayor control del talón pero permanecen flexibles en el frente debajo de la bola del pie. Son perfectos para una amplia variedad de tipos de pie.
 
 
Calce del zapato
Los zapatos mejor diseñados del mundo no servirán si no calzan adecuadamente. Evitará problemas en sus pies si encuentra una tienda de zapatos que cuente con un podiatra o profesional del calzado que sepa sobre las diversas formas y estilos de zapatos. O puede convertirse en un consumidor informado si sigue estas pautas:
  • No se fíe por el tamaño. Hágase medir los pies.
  • Diríjase a la tienda de zapatos después de entrenar cuando sus pies estén de mayor tamaño.
  • Use los calcetines que utiliza normalmente cuando entrena.
  • Pruébese el zapato en el pie más grande.
  • Asegúrese de que el calzado brinde la amplitud suficiente desde el dedo más largo hasta la puntera.
  • Si tiene juanetes o dedos en martillo, busque un zapato con puntera amplia. Debería poder extender sus dedos cuando está de pie y deberá sentir los zapatos muy cómodos desde el primer momento. No se estirarán.
  • Las mujeres que tienen pies grandes o anchos deben considerar comprar zapatos para hombres, ya que tienen un corte más amplio y el mismo largo. 
Cuando aparecen problemas en los pies
Si comienzan a aparecer problemas en los pies o en los tobillos, un par de ajustes en los zapatos pueden aliviar los síntomas. Muchas de estas sencillas opciones están disponibles sin receta.
  • Una talonera ortopédica ofrece una forma efectiva de aliviar el dolor debajo del talón (fascitis plantar). Está confeccionada con plástico o goma y tiene un diseño que proporciona soporte alrededor del talón y disminuye de presión debajo del punto sensible.
  • Una plantilla ortopédica (órtesis) ayudará a tratar el dolor en el arco del pie. Confeccionadas con muchos tipos de materiales, las plantillas ortopédicas se pueden colocar en el zapato después de quitar la plantilla original.
  • Una almohadilla metatarsal aliviará el dolor debajo de la bola del dedo gordo (sesamoiditis) o debajo de la bola de los otros dedos (metatarsalgia). Elaborada con fieltro o goma rígida, la almohadilla posee un material adhesivo en la parte plana. La almohadilla está unida a la suela detrás de la parte sensible y comparte la presión sobre la bola del pie. Disminuye la presión debajo del punto sensible.
Plantillas ortopédicas personalizadas
Muchos problemas en los pies tienen que ver con el estiramiento y acondicionamiento, elegir un zapato diferente y hacer modificaciones simples. No obstante, los problemas a largo plazo (crónicos) del pie pueden requerir insertos especialmente diseñados (órtesis) confeccionados con materiales que concentran el alivio en un área en particular a la vez que soportan otras. Pie plano grave, arcos elevados, inflamación en los músculos, tendinitis aquílea y esguince de la primera articulación metatarsofalángica son algunas de estas enfermedades.

Para obtener mayor alivio para tales problemas, consulte con un traumatólogo, un médico que se especializa en enfermedades de huesos y articulaciones. Los traumatólogos están capacitados para tratar problemas del pie y del tobillo. Los podiatras y ortopedistas se especializan en realizar y modificar plantillas ortopédicas (órtesis) y cumplir con la prescripción médica. Acudir a estos profesionales garantizará que tendrá el calzado correcto para el mejor tratamiento posible.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.