Cómo La Vitamina D Afecta La Salud de Los Huesos

La vitamina D es importante para mantener la salud de los huesos. Afecta a los huesos ya que controla los niveles corporales de calcio y fosfato, que son fundamentales, y contribuye en la construcción de un hueso nuevo. El fosfato de la vitamina nivela de tres maneras distintas: al regular cuánto absorbemos de nuestra dieta, cuánto hay dentro de nuestros huesos y cuánto excretamos.

Obtenemos vitamina D de nuestra dieta, de la exposición al sol y de suplementos orales como las multivitaminas. Muy pocos alimentos contienen vitamina D. Entre ellos, se incluyen el pescado rico en aceite, algunos hongos y la yema de los huevos. La mayoría de la vitamina D en nuestra dieta proviene de lácteos fortificados, cereales así como el pan y sus derivados. El sol proporciona la fuente principal de vitamina D, pero el protector solar, que nos protege contra las quemaduras de sol y contra el cáncer de piel, disminuye la producción de vitamina D de la piel.
¿Qué es un bajo nivel de vitamina D?
El bajo nivel de vitamina D es muy común en todas las regiones del mundo. En Estados Unidos, alrededor del 30 por ciento de la población tiene un bajo nivel de vitamina D. Los factores que incrementan el riesgo de tener bajos niveles de vitamina D incluyen una ingesta desequilibrada y poca exposición al sol, que ocurre generalmente en climas más fríos y durante los meses invernales.
Además, las mujeres, los ancianos y aquellos que tienen la piel más oscura son más propensos a tener un bajo nivel de vitamina D. Algunas enfermedades están relacionadas con el bajo nivel de vitamina D; entre ellas, sobrepeso, insuficiencia renal, insuficiencia hepática, síndromes de malabsorción y problemas de la paratiroides. Fumar y tomar algunos medicamentos tales como esteroides orales y algunos medicamentos anticonvulsivos pueden llevar a presentar niveles bajos de vitamina D. También existen algunos trastornos genéticos que provocan un bajo nivel de vitamina D.
Muchos problemas relacionados con la salud de los huesos que están asociados con el bajo nivel de vitamina D, entre los que se incluyen baja densidad de los huesos (osteoporosis) y raquitismo en los niños. Las personas con bajo nivel de vitamina D crónico son más propensas a tener baja densidad de los huesos y a quebrarse o fracturarse. Los investigadores también han vinculado los niveles bajos de vitamina D con la fractura de huesos del pie o del tobillo. Además, diversas investigaciones sugieren que es menos probable que los huesos fracturados sanen sin la vitamina D adecuada.
¿En qué consiste el tratamiento?
Muchos estudios de investigación han demostrado que tomar vitamina D disminuye el riesgo de fracturas. Esto incluye fracturas en el pie y en el tobillo así como otras fracturas, como las de cadera y muñeca. Una mejor cicatrización de fracturas también se ha encontrado en personas que toman vitamina D. Por esta razón, muchos médicos recomiendan controlar el nivel de vitamina D en quienes tienen riesgo de presentar bajos niveles de vitamina D. La vitamina D se mide a través de un análisis de sangre y el tratamiento se realiza con vitamina D oral y calcio.
Preguntas frecuentes
¿Quién debe controlar su nivel de vitamina D?
Cualquier persona con una fractura de baja energía, que es comúnmente denominada fractura de fragilidad, debe hablar con un traumatólogo o un médico de atención primaria para controlar el nivel de vitamina D. Asimismo, los pacientes con riesgo particular de presentar niveles bajos de vitamina D por enfermedades, entre ellas, insuficiencia renal y problemas de la paratiroides, también deben considerar controlarse el nivel de vitamina D.
¿Qué nivel de vitamina D se considera bajo?
La mayoría de los médicos considera que un nivel de vitamina D menor de 30 es bajo. Generalmente, el tratamiento intenta aumentar el nivel de vitamina D por encima de 30.
Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.