Cómo Elegir Calzado Para Niños

La mayoría de los niños aprenden a caminar cuando cumplen su primer año de vida, aunque algunos lo hacen antes o después. A medida que su hijo comienza a caminar, es probable que usted tenga dudas respecto de qué zapatos debe usar. Un niño en crecimiento necesitará zapatos nuevos frecuentemente y surgirán más dudas.
 
Usted se hará las siguientes preguntan cuando elija los zapatos de su hijo:
  • ¿Cuánto calza?
  • ¿Cómo está confeccionado el zapato?
  • ¿El tipo de zapato es apropiado para la edad de su hijo?  
El calce
Preste atención al largo, ancho y profundidad adecuados al colocarle un zapato a su hijo. El mal calce del zapato puede provocarle al niño problemas en los dedos del pie, uñas encarnadas, dedos en martillo, callos y juanetes.

Los pies de los niños crecen aceleradamente y requieren zapatos nuevos cada tres o cuatro meses. La mayoría de los bebés de menos de 16 meses de edad crecen más de una mitad de talla de pie en dos meses. Los bebés de entre 16 y 24 meses crecen un promedio de una mitad de talla de pie cada tres meses. Los bebés mayores, de entre 24 y 36 meses, crecen aproximadamente una mitad de talla de pie cada cuatro meses, y los niños de más de 3 años de edad experimentan aumentos de una mitad de talla de pie cada cuatro o seis meses.
 
El setenta por ciento de los niños usa zapatos de ancho D y E. La mayoría de los niños usan ancho E y la mayoría de las niñas usan ancho D. Un zapato ajustado con cordones puede adaptarse a ambos anchos. Revise la profundidad del zapato para asegurarse de que la punta del zapato no presione los dedos o las uñas. Busque zapatos con punteras redondeadas para darles a los dedos mayor espacio y movimiento.

Recuerde que los zapatos deben resultar cómodos desde el comienzo. Si los zapatos nuevos deben ablandarse o amoldarse, significa que no se diseñaron apropiadamente o no encajan en el pie de su hijo.
 
Confección del zapato
Los zapatos están formados por cuatro partes: la parte superior, la plantilla, la suela y el taco.
 
Parte superior
La parte superior del zapato del niño debe estar confeccionada con cuero, lona o los nuevos materiales de red. Los pies de los niños sudan mucho y la parte superior de sus zapatos debe estar confeccionada con materiales que permitan el ingreso de aire. El cuero y la lona permiten que los pies respiren. Evite materiales sintéticos, como el plástico. 
Plantilla
Asegúrese de que la plantilla esté hecha de material absorbente. Es probable que usted prefiera plantillas acolchadas. La mayoría de los niños no necesitan plantilla ortopédica. La mayoría de los bebés menores de 16 meses tienen pie plano y desarrollan un arco entre los 6 y los 8 años.
 
Suela 
La suela proporciona adherencia, amortiguación y flexibilidad al zapato. Algunas suelas engomadas y gruesas pueden entorpecer el movimiento del niño y provocar caídas. Por lo tanto, deben evitarse. 
Taco
Los bebés no necesitan tacos en sus zapatos. Las suelas planas les facilitan aprender a caminar. Los niños más grandes pueden usar zapatos con tacos, pero no deben ser muy altos (más altos de una pulgada), dado que los tacos altos pueden provocar que el pie se deslice hacia adelante y apriete los dedos contra el interior del zapato. 
El calzado apropiado  
El calzado para usar antes de comenzar a caminar

Los bebés y los niños que gatean no necesitan zapatos. Necesitan patucos (escarpines) únicamente, calcetines que mantengan sus pies abrigados o calzado para usar antes de comenzar a caminar que no dañen sus pies. El zapato debe ser flexible además de proporcionar un soporte rígido, y es muy importante que tenga la forma del pie del niño.
Su hijo puede estar descalzo en un entorno protegido como el interior de su casa.

Zapatos para niños pequeños
Los zapatos para los niños pequeños de 9 meses a 3 años deben permitir que el pie respire dado que suda muchísimo. Evite materiales sintéticos.
 
Los zapatos para los bebés de entre 9 meses y 3 años deben permitir que el pie respire dado que suda muchísimo. Evite materiales sintéticos.
(insert image)
Para los niños de entre 9 y 18 meses, opte por un zapato de canillera alta que se ajustará al pie mejor que un zapato oxford o de canillera baja. Los zapatos de cuero o lona, con cordones, son más seguros y se adaptarán y ajustarán mejor a pies pequeños. La suela del zapato debe ser suave como la palma de su mano. Una suela suave implica menos fricción, entonces el zapato tendrá menos agarre al piso y provocará que su hijo se caiga.

Elija una zapato liviano dado que su hijo consume mucha energía al caminar a esta edad. Los bebés pueden estar descalzos en un entorno protegido como el interior de su casa.

Zapatos para niños en edad escolar

El estilo y el calce son aspectos importantes para niños en edad escolar. A esta edad, pueden elegir entre una diversidad de opciones, como calzados deportivos, sandalias, zapatos de senderismo, etc. 
Busque un par de zapatos bien ventilados, flexibles y de un precio razonable con mucho espacio para cuando el pie crezca. Si le resulta difícil encontrar zapatos que le queden bien a su hijo o si desarrolla cayos, dolor u otro problema en los pies, no dude en consultar a su médico. 
 
Problemas en los pies de los niños
Durante los primeros años, el pie de su hijo continúa tomando forma. En este tiempo, pueden aparecer problemas como pie plano o arcos elevados, pero no es necesario someter al niño a un tratamiento. Si estos problemas son graves, pueden ser síntomas de otras enfermedades más graves y, probablemente, su hijo necesite diagnósticos y exámenes médicos.

Click here to read in English


La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.