Cómo Cuidar un Tobillo Esguinzado

Los esguinces de tobillo son lesiones muy comunes. Existe una buena posibilidad de que mientras jugaba de niño o pisando sobre una superficie despareja como adulto se haya esguinzado su tobillo, unas 25.000 personas lo hacen todos los días.

Algunas veces, es un momento incómodo cuando se pierde el equilibrio, pero el dolor se desvanece rápidamente y usted sigue su camino. Pero el esguince podría ser más grave; su tobillo podría inflamarse y podría doler mucho para poner su peso sobre él. Si es un esguince grave, podría haber sentido un "chasquido" cuando ocurrió la lesión.
Un esguince de tobillo significa que uno o más ligamentos de la parte exterior del tobillo se estiraron o desgarraron. Si no se trata correctamente, podría tener problemas a largo plazo. Generalmente el tobillo se dobla hacia adentro (esguince por inversión) o hacia afuera (esguince por eversión). Los esguinces por inversión producen dolor a lo largo de la parte exterior del tobillo y son el tipo más común. El dolor a lo largo de la parte interior del tobillo podría representar una lesión más grave a los tendones o a los ligamentos que sostienen el arco y deberían ser evaluadas siempre por un médico.
Tiene más posibilidades de esguinzarse su tobillo cuando tiene sus dedos en el piso y los talones hacia arriba (flexión plantar). Esta posición pone presión sobre los ligamentos de su tobillo, haciéndolos vulnerables. Una fuerza repentina como ser pisar sobre una superficie despareja podría doblar su tobillo hacia adentro (inversión). Cuando esto ocurre, uno, dos o tres de sus ligamentos podrían lesionarse.
Puede ser difícil diferenciar un esguince de una fractura (hueso quebrado) sin una radiografía. Si no puede soportar el peso de su cuerpo después de este tipo de lesión, o si se inflama o se deforma mucho, debería buscar tratamiento médico de un profesional (médico o quiropráctico).  Esto podría ser su médico o pediatra de cabecera, una sala de emergencias o un ortopédico, dependiendo de la gravedad de la lesión. 
Cuéntele a su médico lo que estaba haciendo cuando se esguinzó su tobillo. Él o ella lo examinará y podría solicitar una radiografía para asegurarse de que no hayan huesos quebrados. La mayoría de los esguinces de tobillo no necesitan cirugía y los esguinces leves se tratan mejor con un programa de rehabilitación funcional. Dependiendo de cuántos ligamentos se lesionó, su esguince se clasificará como Grado I, II o III.
Tratamiento para su esguince de tobillo
El tratamiento correcto de su esguince de tobillo podría prevenir dolor crónico e inestabilidad. Para un esguince de Grado I, siga las pautas R.HI.C.E.: 
  • Reposar su tobillo al no usarlo para caminar. Limite el peso que soporta. Use muletas de ser necesario; si no hay fractura es seguro colocar algo de peso sobre la pierna. A menudo una férula de tobillo ayuda a controlar la inflamación y aporta estabilidad mientras se están sanando los ligamentos.
  • Hielo ayuda a mantener baja la inflamación. No coloque el hielo directamente sobre la piel (use un trozo de tela como una funda de almohada entre la bolsa de hielo y la piel) y no tenga el hielo durante más de 20 minutos por vez para evitar una lesión por hielo.
  • Comprimir puede ayudar a controlar la inflamación como así también sostener su lesión.
  • Elevar el pie reclinándolo y apoyándolo por encima de la cintura o el corazón según sea necesario.  
Por lo general, la inflamación se baja en unos días.
Para un esguince de Grado II, siga las pautas R.HI.C.E. y permita más tiempo para la sanación. Un médico podría inmobilizar o colocar una férula en su tobillo esquinzado.
Un esguince de Grado III lo pone en riesgo de inestabilidad permanente del tobillo. En raras ocasiones se podría necesitar una cirugía para reparar el daño, especialmente en atletas de competición. Para esguinces de tobillo graves, su médico podría considerar también el tratamiento con un yeso corto de pierna durante dos a tres semanas o una bota férula. Las personas que se esguinzan el tobillo repetidamente, podrían también necesitar reparación quirúrgica para reforzar sus ligamentos.
Rehabilitación para su esguince de tobillo
Todas las lesiones de ligamentos necesitan rehabilitación. De lo contrario, su tobillo esguinzado podría no sanar por completo y lesionarse nuevamente. Todos los esguinces de tobillo, desde los suaves hasta los graves, requieren tres fases de recuperación: 
  • Fase I: incluye reposar, proteger y reducir la inflamación de su tobillo lesionado.
  • Fase II: incluye recuperar la flexibilidad, rango de movimiento y fuerza de su tobillo.
  • Fase III: incluye regresar gradualmente a la actividad en línea recta y hacer ejercicios de mantenimiento, seguido luego de los deportes más de fricción como el tenis, el baloncesto o el fútbol. 
Una vez que pueda pararse nuevamente sobre su tobillo, su médico prescribirá los ejercicios de rutina para reforzar sus músculos y ligamentos y para aumentar su flexibilidad, equilibrio y coordinación. Luego, podrá caminar, trotar o correr en figuras de ocho con su tobillo vendado o con una tobillera de soporte.
Es importante completar el programa de rehabilitación debido a que tendría menos posibilidades de lesionarse nuevamente el mismo tobillo. Si no completa el programa de rehabilitación, podría padecer de dolor crónico, inestabilidad y artritis en su tobillo. Si todavía le duele su tobillo, podría significar que el ligamento esguinzado no se ha sanado correctamente o que ocurrió alguna otra lesión también.
A fin de evitar futuros esguinces de tobillo, preste atención a las señales de alerta de su cuerpo reduciendo la velocidad cuando sienta dolor o fatiga, y manteniéndose en forma con buen equilibrio muscular, flexibilidad y fuerza en los tejidos blandos.

Click here to read in English

La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera.