Alimentación Correcta Para unos Pies Saludables

La osteoporosis es una enfermedad progresiva de pérdida ósea asociada con un aumento en el riesgo de fracturas. Su significado literal es "hueso poroso". La enfermedad a menudo se desarrolla sin ser notada durante muchos años, sin síntomas ni molestias, hasta que ocurre una fractura. Uno de los primeros lugares donde se puede observar los efectos de la osteoporosis es en los pies. A menudo el primer signo es una fractura por sobrecarga. Hay muchas cosas que puede hacer a lo largo de su vida para prevenir la osteoporosis, retardar su progresión y protegerse de las fracturas.
 
Incluya cantidades adecuadas de calcio y vitamina D en su dieta
Durante los años de crecimiento, su cuerpo necesita calcio para formar huesos fuertes y crear un suministro de reservas de calcio. Formar masa ósea durante la juventud es una buena inversión para el futuro. Una ingesta inadecuada de calcio durante el crecimiento puede contribuir al desarrollo de osteoporosis con el avance de la vida.
 
Cualquiera sea su edad o condición de salud, necesita calcio para mantener saludables sus huesos. El calcio continúa siendo un nutriente esencial después del crecimiento debido a que el cuerpo pierde calcio todos los días. A pesar de que el calcio no puede prevenir la pérdida ósea gradual que se desarrolla después de la menopausia, continúa teniendo un papel clave para mantener la calidad ósea. Incluso si usted ha pasado por la menopausia o ya padece de osteoporosis, aumentar la ingesta de calcio y vitamina D puede reducir el riesgo de fractura.
 
La cantidad de calcio que necesita será variable dependiendo de su edad y de otros factores. La Academia Nacional de Ciencias hace las siguientes recomendaciones relacionadas con la ingesta diaria de calcio:
  • Hombres y mujeres de 9 a 18 años: 1.300 mg por día
  • Mujeres y hombres de 19 a 50 años: 1.000 mg por día
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia hasta 18 años: 1.300 mg por día
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia de 19 a 50 años: 1.000 mg por día
  • Mujeres y hombres mayores de 50 años: 1.200 mg por día 
     
Los productos lácteos, incluyendo el yogur y el queso, son excelentes fuentes de calcio. Un vaso de leche de ocho onzas contiene aproximadamente 300 mg de calcio. Otros alimentos ricos en calcio incluyen sardinas con hueso y verduras de hojas verdes, incluyendo brócoli y col berza. Los suplementos dietéticos pueden ayudar porque es difícil consumir las cantidades adecuadas únicamente de los alimentos. Hable con su médico antes de tomar un suplemento de calcio.
 
La vitamina D ayuda a que su cuerpo absorba el calcio. La recomendación para la vitamina D es 400 UI a 1.000 UI por día. Los productos lácteos con suplementos constituyen una excelente fuente de vitamina D; una taza de leche contiene 100 UI. Pueden tomarse los suplementos vitamínicos si su dieta no contiene una cantidad suficiente de estos nutrientes. Una vez más, consulte a su médico antes de tomar un suplemento. Un exceso de vitamina D (mayor a 2.000 UI por día) puede resultar tóxico.
 
 
Haga ejercicios regularmente
Al igual que los músculos, los huesos necesitan ejercitarse para mantenerse fuertes. Independientemente de su edad, los ejercicios pueden ayudarle a reducir la pérdida ósea al mismo tiempo que le brindan muchos beneficios saludables adicionales. Los médicos creen que un programa de ejercicio moderado regular (tres a cuatro veces por semana) es efectivo para la prevención y manejo de la osteoporosis. Los ejercicios de soporte del peso corporal como caminar, trotar, ir de excursión, subir escaleras, bailar, ejercicios en cinta para caminar y levantamiento de pesas son probablemente los mejores.
 
Las caídas son responsables del 50% de las fracturas, por lo tanto, independientemente de que tenga una baja densidad ósea puede prevenir fracturas si evita las caídas. Se deberían enfatizar los programas que promuevan el entrenamiento del equilibrio, especialmente Tai Chi, yoga y el Método Feldenkrais. Consulte a su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.
 
 
La Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) ofrece información en este sitio como un servicio educativo. El contenido de FootCareMD, incluyendo el texto, las imágenes y los gráficos, tiene propósitos educativos únicamente. El contenido no pretende sustituir las recomendaciones, diagnósticos o tratamientos de un médico profesional. Si precisa asesoramiento médico, use la herramienta "Find an Orthopaedic Foot & Ankle Surgeon" en la parte superior de esta página o contáctese con su médico de cabecera